H1

 

ariel

 

En Mayo del 2014, fuimos invitados a presentar una conferencia en el marco del Congreso de la World Surf Cities Network (WSCN), realizado en Santos, Brasil. Esta organización nuclea a ciudades que apuntan a mejorar su logística y gestión turística tomando al surfing como actor preponderante en su cultura. También ofrecimos una charla del He’e Nalu y la Posmodernidad, en la Universidad Federal de San Pablo (UFSP). Parte de esta última, fue presentada el pasado 2 de Agosto en Punta del Este y se resume a continuación en la página USU. Por lo extenso del contenido, se presentará mensualmente en segmentos resumidos y consecutivos.

 

1

 

HE’E NALU ORIGEN Y TRANSICIONES HISTÓRICAS

 

El he’e nalu (hawaii- he’e: agua que corre, nalu: onda, ola), es un genotropismo lúdico originado en la Austronesia, en sus regiones Melanesia, Micronesia y Polinesia de la cuenca del Océano Pacífico.  Sus pobladores formaron talasocracias, núcleos sociales que habitan rodeados de grandes extensiones de agua. Se cree que sus biotipos provienen del área de la actual Taiwán y se dispersaron hace 20.00 años ya sea por escasez de recursos naturales, sobrepoblación, desastres naturales o invasión de grupos hostiles.  La dispersión de esta etnia común es demostrada por raíces lingüísticas, genoma, distribución de cerámica e idiosincrasias comunes.

 

2

 

Varias culturas austronésicas practicaron el deslizamiento de olas. En Samoa le llamaron  fa’ase’e o se’egalu, en Tahiti, choroee, en Nueva Zelandia, whakarerere, en Hawaii, he’e nalu y en Perú, tup.  Hawaii es colonizado en dos migraciones, una en el 400 e.c. y la última entre 1.000 Y 1.300 e.c. (E.C.: era común o después de Jesucristo).

La wa’a kaulua (canoa de doble casco), surcó y colonizó toda la cuenca del Pacífico, guiándose por las estrellas, nubes, corrientes, color del agua, vientos, aves y período de las olas.

 

3

 

Es posible el origen lúdico-utilitario del he’e nalu, en los pescadores que retornaban a la costa aprovechando el empuje de las olas,

 

4

TUP (caballito de totora) PERUANO EN HUANCHACO.

 

Estudiaremos el he’e nalu en cuatro períodos y transiciones históricas:

1)    ÉPOCA CLÁSICA, 1778 a 1900 E.C.

2)    ÉPOCA MODERNA, 1900 a 1945 E.C.

3)    ÉPOCA CONTEMPORÁNEA, 1945  a 1965 E.C.

4)    ÉPOCA POSMODERNA, 1965  a 2014 E.C.

 

ÉPOCA CLÁSICA, 1778 a 1900 E.C.

En el año 1778, el inglés James Cook, Capitán del navío Resolution, ancla en la bahía Kealakekua y es recibido por wa’as, olos y alaias.

 

5

 

“…LA PRIMERA OLA…SE ZAMBULLEN POR DEBAJO…DETRÁS DEL OLEAJE SE TIENDEN SOBRE LA TABLA…SE COLOCAN EN LA CÚSPIDE DE LA MÁS ALTA…Y SON LLEVADOS A GRAN VELOCIDAD HACIA LA ORILLA…LA AUDACIA Y MAESTRÍA CON LA QUE HEMOS VISTO REALIZAR ESTAS MANIOBRAS…SON…DIFÍCILES DE CREER”.

Este es el primer registro histórico del he’e nalu realizado por el Tne. James King a bordo del Resolution, 1778.

 

6

“Nadadores en las olas”, Wallis McKay, 1874.

 

Todas las culturas evolucionan en tres dimensiones: cosmovisión, para digmas y arquetipos, relacionadas e interdependientes

La cosmovisión se puede definir como el concepto o interpretación existencial de la propia vida y todo lo que la rodea. Explica su razón y significado, tanto personal como colectivo. Esta dimensión contiene los principios superiores, filosóficos, metafísicos, religiosos, científicos y místicos  que guían una cultura. La cultura hawaiana tenía una cosmovisión animista-holística. Toda la Naturaleza y los isleños,  pertenecían a la OHANA, la familia universal, que debía ser respetada y venerada como Madre de la Vida. Cada criatura y elemento eran hermanos.

El panteón hawaiano muestra gran variedad de deidades, desde Kanaloa, dios del océano, hasta los aumakúa , dioses familiares.

Los paradigmas son marcos o parámetros teórico-prácticos de normas, teorías y creencias aceptadas como canon por una sociedad.

Entre las normas y prácticas hawaianas más comunes están el aloha, espíritu de amor y amistad;  el pono o armonía;  el maná, o energía;  kapu o sistema de prohibiciones;  ho’oponopono o resolución de conflictos; hukilau: “solo toma lo que necesites”;  malama kekahi i kekahi: “cuida a uno, cuida a todos”;  hula o danza de la vida;  makahiki o juegos “olímpicos” isleños;  meles o cuentos de transmisión histórica;  luau o ágape celebratorio comunitario y el he’e nalu, deslizar olas.

La sociedad hawaiana estaba estratificada en una clase gobernante, los ali’i con poderes emanados de las divinidades y continuada en dinastías familiares.  Los kahunas eran los poseedores de la sabiduría y la espiritualidad, mediadores y fuente de consulta popular.  Los maka’ainana o comunes, jugaban roles variados como agricultores, guerreros, pescadores y artesanos. Los kauwa eran los esclavos, fugitivos o prisioneros de otras islas.     

Vivían en ahupua’a  o comunidades pequeñas lideradas por ali’i sustentadas por la cría de cerdos, el cultivo de frutas y taro  y abundante pesca. No existía la propiedad privada, el hukilau era la norma. El sistema kapu prohibía a las mujeres comer con los hombres, a los maka’ainana mirar o tocar la sombra de los alí’i y transitar por los mismos caminos o playas.

El papa he’e nalu representaba el juego favorito de los isleños y mostraba la diferenciación social en el uso de las tablas.  Todas eran talladas en maderas del koa o el wiliwili con una ceremonia previa propiciada por el kahuna donde se agradecía y solicitaba permiso al árbol para su corte. Las tablas eran una posesión valiosa y respetada por la familia y ostentaban el rango social.  Las olo y las kiko’o eran usadas solamente por los ali’i, eran muy pesadas y grandes (3.60 mts, 70 a 85 kilos).  Las alaia eran más reducidas en tamaño (1.80 mts. , 40 a 50 kilos) y las usaban los maka’ainana. Ambas clases eran expertos surfistas pero las playas ali’i eran exclusivas.  Los días de buen oleaje mostraban a toda la familia en la playa, hombres, mujeres y niños disfrutando del mar.

 

 

7

 

 TABLAS HAWAIANAS CLÁSICAS.

Los arquetipos son modelos o ejemplos personales, idearios, idiosincrasias o hábitos instalados en una cultura que conforman pensamientos, opiniones y actitudes colectivas.

Los ali’i eran gravitantes ejemplos en la comunidad isleña ya que sobresalían por su carisma y poder personal ya fuere físico, político o social. Debían demostrar superioridad en las tareas de proveer y dirigir la sustentabilidad de los ahupua’a así como el intermediar en los conflictos internos y zonales que surgieren. Eran secundados eficazmente por los kahunas , eficaces al momento de resolver diferencias grupales y aconsejar las estrategias de convivencia con otros ahupua’a. La maestría acuática, bucear, pescar, nadar, surfar y  navegar, junto a la habilidad y bravura guerrera, eran de las más respetadas ya que estaban estrechamente vinculadas a la supervivencia comunitaria.

Aunque la autoridad política era masculina, la hegemonía dinástica era otorgada por cuan privilegiada era la línea ancestral materna. Ésta, provenía de los vínculos directos ali’i en su pasado, fueren estos fraternales, polígamos o poliandros. Un joven ali’i buscaba siempre empoderar su descendencia, uniéndose a mujeres de mayor rango lo que define a la estructura jerárquica hawaiana como un matriarcado.

Un ejemplo de este arquetipo social fue el Rey Kamehameha I, primer ali’i en unificar todas las islas bajo su hegemonía, con la ayuda de los ingleses.

La intervención colonialista anglosajona, con patrones similares en varias regiones del globo, incluyendo la cuenca rioplatense, marca un giro sin retorno para los hawaianos.